Frecuencia recomendada de visita al oftalmólogo

Para prevenir la ceguera y las enfermedades visuales se recomienda que un paciente sano tenga la siguiente frecuencia de valoración por un médico oftalmólogo:

 

Pacientes a quienes se ha diagnosticado un defecto refractivo, cualquier enfermedad visual o una enfermedad sistémica como Diabetes, Hipertensión, Hipotiroidismo, Artritis, Lupus, Enfermedad Cardiovascular o Migraña, deben asistir por lo menos una vez al año o según indicación de su médico oftalmólogo. 

Importancia del diagnóstico oportuno

El diagnóstico oportuno de enfermedades visuales permite tanto al médico oftalmólogo como al paciente, implementar el tratamiento adecuado a tiempo. La mayoría de las enfermedades visuales son asintomáticas, es decir no producen ningún síntoma hasta sus etapas más avanzadas, por lo que es importante realizarse una valoración oftalmológica teniendo en cuenta las recomendaciones del médico oftalmólogo o de las asociaciones a nivel mundial. De este modo estas enfermedades se pueden tratar a tiempo, disminuyendo el riesgo de perder la visión, en muchos de los casos de manera irreversible.

Niños de 0 a 8 años

La frecuencia de visita al oftalmólogo para niños de 0 a 8 años es fundamental para determinar el estado de salud visual que tendrá el niño a lo largo de su vida. Existen algunas falsas creencias que aseguran que los niños deben ir al oftalmólogo desde que dicen sus primeras palabras para lograr una colaboración por parte de ellos a la hora de realizar el examen. Sin embargo, puede ser muy tarde para algunas patologías de la visión como lo son la retinopatía de la prematurez, daltonismo, glaucoma entre otros, que pueden generar en el niño la pérdida de la visión en los primeros meses de vida. Estudios muestran que de cada 100 niños, 60 tienen defectos refractivos, 12 nacen con ambliopía y 10 con estrabismo. Es común que padres y profesores no identifiquen señales de alerta, ya que os niños se adaptan fácilmente a la mala visión, no diferencian entre una buena y mala calidad visual y estas suelen ser condiciones que no generan molestia o dolor.

Una valoración oftalmológica desde el momento en que nace ayuda a que muchos niños que nacen con alguna de estas enfermedades, puedan salvar su visión y lograr un tratamiento adecuado.

Después de los primeros años de vida, el diagnóstico de enfermedades como la ambliopía, ayudan a que el tratamiento sea efectivo y no tenga mala visión durante el resto de su vida. Sin embargo, la ambliopía solo puede ser tratada durante los primeros años, ya que después de aproximadamente los 8 años de edad, no se puede asegurar una mejora en la condición visual.

Adolescentes de 8 a 18 años

A los 8 años se ha completado la maduración del sistema visual y en la adolescencia empieza un proceso de crecimiento en el que se presentan cambios importantes en el cuerpo donde los ojos no son la excepción. En la etapa de inicio de la adolescencia aumenta el desgaste visual de cada persona debido a las actividades que realiza diariamente. El uso del computador y aparatos electrónicos incrementa la atención al detalle, a los objetos pequeños, la letra pequeña de los ordenadores, la letra pequeña de los teléfonos móviles entre otros, que obligan al ojo a esforzarse más.

Adultos jóvenes de 18 a 40 años

A partir de los 18 años, comienza el proceso de envejecimiento y se completa el desarrollo del sistema visual. En esta etapa, las enfermedades visuales y más que todos los defectos refractivos, comienzan a empeorar si no son tratados o diagnosticados a tiempo.Pueden presentarse enfermedades sistémicas que afectan la visión y también presbicia, glaucoma, ojo seco, pterigión y otras enfermedades visuales de mayor severidad. Por ello, se recomienda que se realice una valoración para pacientes sanos cada dos años, ya que algunas enfermedades que no se desarrollaron durante la niñez, pueden desarrollarse en esta etapa de envejecimiento natural.

Adultos de 40 a 50 años

A partir de los 40 años se comienzan a desarrollar enfermedades visuales como la presbicia,  aumentando el desgaste ocular sumado al envejecimiento natural del ojo. Por ello es recomendable que se realice una visita al oftalmólogo cada dos años, para mitigar las consecuencias del desgaste ocular y tratarlas adecuadamente.

Adultos mayores de 50 años

A partir de los 50 años de edad, se da una aceleración en el proceso de envejecimiento. En el caso de los ojos, el 100% de los mayores de 50 años, presentan por lo menos una enfermedad visual como: catarata, glaucoma, degeneración macular, desprendimiento del vítreo, ojo seco, problemas en la retina y nervio óptico.

Nuestra Clínica

6164585 opción 5

Carrera 14 No. 86a-15
Bogotá Colombia

Somos experiencia, servicio y tecnología para mejorar su visión y prevenir las enfermedades visuales. Nos dedicamos exclusivamente a la solución de problemas oftalmológicos con un enfoque de alta calidad y responsabilidad para el cuidado de sus ojos. Nuestros servicios:

Valoración Oftalmológica 360°.
Cirugías oftalmológicas.
Adaptación y suministro de lentes de contacto y gafas.

Somos un equipo de personas que trabaja con amor, profesionalismo y un interés genuino por la salud de las familias colombianas. Educamos a nuestros pacientes a través de la entrega de información vital y la promoción de hábitos saludables.

Trabajamos con nuestras unidades de servicio bajo principios de efectividad, tecnología y confianza para garantizar el oportuno diagnóstico y tratamiento de las enfermedades con mayor impacto en la población

Subscríbete a nuestras publicaciones